Reserva Patrimonial y Laboratorio “Achala Sacate”

Achala Sacate: un espacio para la Arqueología de Punilla


El 30 de enero de 2021 quedó inaugurada la Reserva Patrimonial y Laboratorio Achala Sacate, ubicada en la localidad cordobesa de Las Jarillas, en San Antonio de Arredondo. Se trata de un espacio de preservación, investigación y difusión del patrimonio arqueológico de la región.

El Museo Arqueológico Numba Charava, ubicado en la ciudad de Villa Carlos Paz, posee un área de exhibición de las colecciones arqueológicas del sur de Punilla en Parque Estancia La Quinta, en el marco de un convenio entre su municipio y la Fundación Esmeraldo Ledda. Este Museo no contaba con un espacio de reserva y laboratorio para las tareas de conservación y análisis de los materiales.

De esta necesidad, la Fundación Ecosoam -Ecosistema, Sociedad y Ambiente- junto a la Fundación Esmeraldo Ledda impulsaron la construcción de un lugar destinado al resguardo de piezas arqueológicas, producto de colecciones generadas a raíz  de entregas voluntarias, objetos judicializados y/o de investigaciones de campo actuales y pasadas. A su vez, cuentan con un área de laboratorio donde se pueden acondicionar los materiales y llevar a cabo las investigaciones científicas.

La creación de la Reserva Patrimonial y Laboratorio “Achala Sacate”, nominación que alude al nombre del pueblo de indígenas de la zona sur del Valle de Punilla, registrado en las crónicas de la conquista española, se acordó en el equipo integrado por: Santiago Nuñez (Presidente de la Fundación Ecosoam), Sebastián Pastor (Presidente de la Fundación Esmeraldo Ledda), Silvia Ledda (Directora del Museo Arqueológico Numba Charava), Mario Mora (Coordinador General de Achala Sacate), Luis Tissera (Coordinador del Área Reserva) y Gisela Sario (Investigadora IDACOR- Museo de Antropología y Coordinadora del Área Laboratorio Achala Sacate).

Las obras se iniciaron en el mes de Agosto de 2020 y concluyeron en diciembre del mismo año, contando con una superficie de 50 m2 aproximadamente.

Proyectos impulsados desde el Museo de Antropología de la UNC y el Instituto de Antropología de Córdoba.

El proyecto de investigación radicado en el Museo de Antropología de la UNC/IDACOR, CONICET-UNC, dirigido por la Dra. Gisela Sario, que se desarrolla en esta zona se denomina: “Aportes arqueológicos al estudio de las ocupaciones humanas de la cuenca del río San Antonio (Punilla Sur, Córdoba)”. Se trata de un proyecto que se traza  por objetivo contribuir al conocimiento de las prácticas tecnológicas y modos de vida de las ocupaciones humanas prehispánicas de las sierras de Punilla, valiéndose de la información proporcionada por las tecnologías lítica y cerámica, la arqueobotánica, la arqueometalurgia y la zooarqueología.
A su vez, el trabajo de investigación tiene como finalidad indagar en las representaciones que posee la comunidad local acerca de quiénes habitaron en este lugar. De esta manera, se trabaja con diferentes instituciones y público en general.

Integran el proyecto las becarias doctorales de CONICET: Lic. Macarena Traktman y Florencia Costantino, con temáticas referidas a la cerámica y al material lítico, respectivamente, de sitios arqueológicos del sur de Punilla, y la estudiante de la Licenciatura en Antropología, Camila Roble, quien se encuentra realizando su tesina en arqueología pública. En el estudio de colecciones participan y colaboran otros investigadores con lugar de trabajo en otras instituciones, Dr. Sebastián Pastor, Diego Rivero, Matías Medina y Guillermo Heider; tesistas y becarios, Lic. Luis Tissera, Imanol Balena, Ezequiel Gilardenghi y Cristian Lallami. En el estudio de restos humanos colaboran la Dra. Mariana Fabra y el Dr. Rodrigo Nores. En los trabajos de campo participan estudiantes de Antropología, geólogxs, biólogxs, guías de turismo y público en general.

El proyecto comenzó en 2018, realizando prospecciones, relevamientos y sondeos en la zona de Los Gigantes y Copina, con la detección de varios abrigos rocosos con evidencias de ocupaciones cazadoras-recolectoras y productoras de alimentos. También se identificaron canteras-taller de cuarzo de donde se extraía la materia prima para la confección de diversos instrumentos líticos.

En 2019 se realizó una excavación sistemática de 31,25 m2 en el sitio Huaycondo 1 perteneciente al nuevo ejido de la ciudad de Villa Carlos Paz, de la cual fueron partícipes investigadorxs y becarixs de CONICET, alumnxs de la Licenciatura en Antropología, voluntarixs y vecinxs de la zona. Se hallaron restos de cerámica con diseños en superficie, fragmentos de estatuillas zoomorfas y antropomorfas, fragmentos de torteros, puntas de proyectil pequeñas pedunculadas de sílices y cuarzos, manos de conanas, restos faunísticos, arqueobotánicos y marcas de postes dispersos en el área de excavación.

En los márgenes del dique San Roque, durante el invierno de 2020, se produjo una bajante histórica del lago que expuso numerosos restos arqueológicos. Debido a ello, se realizaron rescates arqueológicos, dos de los cuales fueron de restos humanos, en los que intervino también el área de Patrimonio Cultural de la provincia de Córdoba (https://www.cba24n.com.ar/sociedad/encontraron-restos-humanos-prehispanicos-en-el-san-roque_a5f69ebf14820286d85b9cfe8).

¿Por qué es importante fortalecer los procesos de patrimonialización localmente? ¿Qué significa esto para lxs vecinxs y la comunidad en general?

“La presencia de los museos locales, como lo son el Museo Arqueológico Numba Charava y el Museo Histórico La Memoria (de la localidad de Villa Río Icho Cruz), y ahora la creación de la Reserva Patrimonial y Laboratorio Achala Sacate, fortalecen los vínculos con la comunidad”, explica la antropóloga Gisela Sario. “Estos vínculos se van fortaleciendo mediante la realización de talleres, visitas guiadas, charlas, entre otras actividades. Por otra parte, la participación de distintos actores sociales en el proyecto de investigación concientiza sobre la importancia de preservar los sitios arqueológicos y pone en valor los conocimientos que se generan a través de las distintas interacciones. A su vez, en los últimos años se produjo un incremento en las entregas voluntarias de materiales arqueológicos al Museo Arqueológico Numba Charava, lo que condujo al crecimiento de las colecciones, para su preservación, investigación y difusión a la comunidad. Estas tareas serán llevadas a cabo también desde Achala Sacate, un nuevo espacio para la arqueología del sur de Punilla”.